jueves, 14 de noviembre de 2013

Las glándulas salivales tienen un papel importante en la salud de tu boca

Cada parte de nuestro cuerpo, por diminuta que sea, está allí por un motivo y tiene una función que cumplir. Tal es el caso de las glándulas salivales, que se encuentran en la boca y, como su nombre indica, se ocupan de producir la saliva, que es imprescindible para una buena digestión. Aquí te contamos para qué sirven y qué enfermedades pueden afectarlas.

¿Has notado que a veces, literalmente, se te hace agua la boca? Pues eso es producto, entre otras cosas, de tus glándulas salivales que, como su nombre lo indica, son las que se ocupan de producir la saliva y segregarla hacia la boca, a través de unas aberturas llamadas ductos o conductos, manteniéndola siempre húmeda.

Esta función es importante para la digestión, ya que la saliva no sólo ablanda los alimentos y, de ese modo, hace que sea más fácil masticarlos y tragarlos, también tiene una función importante en la digestión. Produce varias sustancias entre ellas: la amilasa (una enzima) que ayuda a que ciertos tipos de azúcares (los almidones) se empiecen a digerir y los convierte en maltosa y dextrina.

Además, la saliva limpia la boca y contiene anticuerpos que pueden matar a algunos gérmenes y ayuda a proteger a las encías y a los dientes.

Cuando no se tiene suficiente saliva aumentan las caries y la persona tiene mal aliento (en parte, porque hay más bacterias).  

0 comentarios: