martes, 10 de junio de 2014

Si tu niño sufre un accidente que dañe sus dientes, ¿sabes qué hacer? Te damos una guía

Un niño sano juega, corre, salta, practica un deporte… Esas actividades tan necesarias para su crecimiento y desarrollo implican la posibilidad de un accidente, golpe o caída que tengan como consecuencia una lesión en la boca, un diente astillado, o que se desprenda totalmente. Si algo así le sucediera a tu hijo, ¿sabrías qué hacer? Para que salgas de dudas, la Asociación Americana de Odontología Pediátrica te ofrece una guía práctica que incluye los pasos y medidas que debes tomar.
Una caída de la bicicleta, un traspié con un objeto en la boca, un golpe inesperado, un choque durante un partido de baloncesto o de fútbol, un puñetazo en una pelea y ¡paff! … se parte un diente. No queremos que eso les pase a nuestros hijos, pero lo cierto es que nadie está exento de sufrir un accidente. De hecho, alrededor del 50 por ciento de los niños sufren algún tipo de lesión en la boca o la dentadura durante la infancia. La buena noticia es que muchas de estas lesiones pueden prevenirse y en la mayoría de los casos no representan un peligro serio para la salud. Pero como la rotura o la pérdida de un diente puede afectar la apariencia y la autoestima del niño – además de su salud oral general-, es importante que los padres y todas las personas a su .Lee Más »» 

0 comentarios: